Rebelión en la UE: varios países se plantean desoír a Bruselas y pagar el gas ruso en rublos por miedo a Putin.

Economía

AMAYA LARRAÑETA

Pagar o no pagar en rublos, esa es la cuestión que puede romper la sólida y monolítica actitud europea frente a la invasión rusa en Ucrania. El diario británico Financial Times informa este jueves de que algunos de los importadores de gas más grandes de Europa se preparan para acceder a las demandas rusas de que la energía se abone en rublos. Dice este medio salmón que los distribuidores de gas en Alemania, Austria, Hungría y Eslovaquia planean abrir cuentas en rublos en Gazprombank en Suiza, por miedo a un corte como el sufrido por Polonia y Bulgaria.

Tal decisión socavaría la unidad de la UE en relación a las sanciones a Rusia por la guerra de Ucrania, y entregará miles de millones en efectivo al Kremlin para seguir financiando a su Ejército.

En concreto, el Financial Times señala a energéticas de Alemania, Austria, Hungría y Eslovaquia. Las dudas sobrevuelan a las empresas, principalmente después de constatar que Moscú cumplía su amenaza de cortar el suministro a Polonia y a Bulgaria.

Nord Stream 2, gasoducto entre Rusia y Alemania

Rusia y Europa recrudecen su ‘guerra fría económica’: del bloqueo de Putin a Polonia y Bulgaria al as en la manga de Bruselas

Además, otro de los principales clientes de Gazprom en Italia, ENI, participada en un 30% por el Tesoro Italiano también lo está calibrando. El gas se ha convertido desde esta semana en un arma de guerra que puede acabar con la unidad de la UE frente a Rusia.

En este sentido, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Van der Layen, calificó de «chantaje energético» el corte del suministro a polacos y búlgaros. Y recordó a las empresas que abonar el gas ruso en rublos viola las sanciones con las que se pretende castigar la invasión de Ucrania.

Las exportaciones de carbón, gas y petróleo han reportado a Rusia ingresos de 63.000 millones de euros en los dos meses transcurridos desde la invasión de Ucrania a finales de febrero, según las estimaciones del Centro de Investigación de Energía y Aire Limpio (CREA), que atribuye un 70% de estas compras a los países de la Unión Europea (UE), con una factura de alrededor de 44.000 millones.

Marcha atrás de Bulgaria

Este mismo jueves, salieron informaciones de que en Bulgaria han reconocido que se podría aceptar la obligatoriedad de abonar en rublos la factura del gas ruso, dada su alta dependencia del mismo, de un 85% del gas consumido. Sin embargo, horas después, el primer ministro búlgaro, Kiril Petkov, ha advertido desde Ucrania de que su Gobierno no cederá a las presiones de Rusia y que buscará alternativas.

El Gobierno de Hungría sí ha confirmado que utilizará el sistema de pagos puesto en marcha por Rusia para pagar en rublos las importaciones de petróleo y gas, tras la batería de sanciones impuestas contra Moscú por su invasión militar de Ucrania.

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, dijo este miércoles que las empresas energéticas europeas que tengan contratos en euros o dólares "no deben acceder a las demandas" de Rusia de pagar sus facturas en rublos dado que estarían violando las sanciones europeas contra Moscú e incurrirían en un "alto riesgo".

Rusia ingresó 63.000 millones con la venta de combustibles fósiles desde el inicio de la guerra

El ministro de Exteriores húngaro, Peter Szijjarto, ha destacado que «el 85 por ciento del suministro gas» y «el 65 por ciento del suministro de petróleo» llegan desde Rusia. «No hemos elegido esta situación», ha resaltado, antes de incidir en que no hay rutas o fuentes alternativas que permitan a Hungría dejar de importar energía desde Rusia.

El Gobierno ruso aprobó un decreto mediante el cual se establece que el pago del gasoducto ruso suministrado a partir de abril debería realizarse exclusivamente en rublos. Este jueves, Putin volvió a amenazar con cortar el suministro a todos los países que no acaten este nuevo requisito.

Divide y vencerás

Putin consigue con el cierre del grifo gasístico dividir a los países de la UE, que presumen de acción monolítica frente a la guerra. Ya ha advertido de que cortará el gas a todo el que no abone en rublos. 

Las instituciones europeas han convocado una reunión extraordinaria de los ministros de energía de la UE el próximo 2 de mayo para abordar la situación.

Mientras tanto, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha considerado que «la decisión de cortar el suministro de gas a Polonia y Bulgaria es otro argumento a favor del hecho de que nadie en Europa puede esperar mantener una cooperación económica normal con Rusia». El grifo del gas alcanza el estatus de arma de guerra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *