Psicopompos: Los seres del liminal que te esperan cuando mueres

Cultura General
Carácter Urbano

Grandes Medios-Sergio Suárez

Después de todo, te llegó el turno de morir. Viviste buenos momentos: te enamoraste, te reíste y tuviste algunas noches encantadoras. Viajaste a lugares fascinantes, disfrutaste de exquisitas comidas y leíste algunos libros. Pero, has muerto. Es un efecto irreversible y ya nada puedes hacer; nos pasa a los mejores. Nos pasa a todos.

Mientras yaces allí, frío y cadavérico tal vez en una cama de hospital, o destrozado y mutilado por un oso, o acribillado a balazos en los escombros de una zona de guerra…

¿Qué pasa después de eso?

Imagina tu espíritu, tirado como un pañuelo de papel, flotando sobre tu cadáver, confundido e inseguro.

«Eh, ¿hola?» tu voz fantasmal retumba sobre un mundo en escala de grises y silenciado. Es el mundo como lo recuerdas, pero es diferente.

Los bordes de tu visión son borrosos y el horizonte choca contra una pared negra o la nada. Estás perdido y tienes miedo. Entonces necesitas un psicopompo.

LOS PSICOPOMPOS TE GUÍAN

Los psicopompos se encargan de guiar almas. Son los seres o deidades que escoltan a los recién fallecidos de este mundo al siguiente.

Los psicopompos son dioses de lo liminal, y su dominio es la frontera sombría que une los mundos de los vivos y los muertos. Esperan almas y las acompañan de manera segura a donde deben estar.

La mayoría de las culturas a lo largo de la historia han tenido sus psicopompos. Algunos, son de temer, como el personaje conocido como Grim Reaper (a menudo representado como un esqueleto con túnica). Otros, son protectores y guardianes, como el Arcángel Miguel, que ahuyenta a los demonios depredadores con una espada llameante. A veces son enormes, como el demonio gigante con forma de cuervo, Vanth, en la mitología etrusca. Y otras veces, son diminutas, como ciertas abejas de la mitología clásica.

Aquí hay cinco de los psicopompos más geniales, raros y conocidos a lo largo de la historia.

1. LOS ÁNGELES DE LA MUERTE

No hay nada tan apropiado para Hollywood como un ángel de alas blancas, blandiendo una espada en llamas para proteger a las almas justas de las garras de fuego de los demonios.

Y tanto en el cristianismo como en el islam encontramos dos psicopompos de este tipo: los Arcángeles Miguel y Azrael respectivamente.

Cuando los niños pequeños cantan la vieja canción, «Michael Row the Boat Ashore» (Miguel rema el bote hacia la costa), en realidad están cantando un homenaje folclórico a la muerte. Nuevamente, vemos la noción de un cruce, y en este caso, el arcángel judeocristiano Miguel (Michael en inglés) asume el papel de barquero, generalmente interpretado por el griego Caronte.

Se dice que Miguel acompaña a las almas al más allá. Allí, es él quien sostiene la balanza que determina si la virtud de un alma es suficiente para llevarla al cielo o no. Razón suficiente es que su efigie aparezca en cementerios y capillas funerarias de toda Europa.

En el islam, se dice que Azrael es el único ángel lo suficientemente valiente como para bajar a la Tierra para enfrentarse al diablo y todos sus demonios.

Como recompensa, Alá lo convirtió en el ángel de la muerte.

Lee más aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *