El temor a una guerra nuclear dispara los pedidos de búnkeres en Estados Unidos y Europa

Economía

Los fabricantes de búnkeres residenciales vieron un aumento en sus ventas de los últimos días y más de 1,600 consultas ante el temor de un ataque nuclear por parte de Rusia

El temor de un ataque nuclear, que la invasión de Rusia a Ucrania despertó entre los habitantes de Europa y Estados Unidos, ha ocasionado que los fabricantes de búnkeres residenciales vean un aumento de consultas y pedidos de clientes.

Gary Lynch, gerente general de Rising S Company, un constructor de búnkeres residenciales con sede en Murchison, Texas, dijo a CBS News que recientemente comenzó a recibir consultas de posibles clientes en Italia, Rumania, Suecia y el Reino Unido, además de los EE.UU. y Canadá.

La empresa señaló que durante los últimos 10 días recibió 1,600 consultas de personas interesadas en un refugio subterráneo para esconderse en caso de un incidente nuclear.

Eso se compara con las dos a seis llamadas que normalmente habría recibido durante el mismo lapso de consumidores que buscaban construir una sala de pánico o espacios de almacenamiento seguros para armas u objetos de valor.

Cuarenta de esas consultas de clientes dieron lugar a ventas de búnkeres cuyo precio oscilaba entre $60,000 y alrededor de $200,000, incluida la instalación.

“Normalmente, en ese mismo periodo habría vendido cinco”, dijo Lynch, describiendo a sus nuevos clientes como “personas trabajadoras que están tomando medidas para proteger a sus seres queridos”.

Estos búnkeres están hechos para resistir la exposición a ataques químicos, biológicos y nucleares. También son reforzados para grandes terremotos y a prueba de balas.

Hay otros modelos que requieren mayor presupuesto que pueden incluir sistemas de filtración de aire, estaciones de carga solar, entradas de agua dulce, tanques de eliminación de desechos y seguridad infrarroja.

Pero muchos fabricantes también incluyen lujosos detalles como búnker premium de Artemis Protection que se asemeja a un apartamento de lujo, completo con techos altos, luces empotradas y accesorios de alta gama, junto con comodidades básicas que incluyen una sala de estar, ducha y televisión.

Mathieu Séranne, fundador de Artemis Protection, una empresa con sede en París que vende e instala búnkeres prefabricados de lujo para una variedad de usos, dijo a CBS que ha notado un aumento similar en el interés por los productos de su empresa sin importar su nivel de ingresos.

“Solía atender a todas las personas de alto poder adquisitivo porque los refugios que construimos son espaciosos y están equipados con todo lo que necesitan. Desde que ocurrió la crisis de Ucrania, hemos escuchado de muchas personas normales y tuvimos que adaptarnos en una emergencia para construir refugios más pequeños y básicos que podamos producir y entregar rápidamente”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.